Las cuestiones relacionadas con la familia, en general, y con los procesos de separación y divorcio, en particular, requieren un trato exquisito en atención a los factores íntimos a los que afectan.

El tratamiento personalizado, profesional y entregado con que nos volcamos hacen del itinerario un camino mucho más fluido por el que transitar.

Nuestra política incluye siempre la exploración inicial de las vías de solución amistosa del conflicto, pero en caso de no ser posible o conveniente para nuestro cliente, centramos todas nuestras energías en el logro del mejor resultado de entre los posibles en la vía judicial, y no únicamente en lo concerniente a los aspectos civiles, sino también en todo lo relativo a la fiscalidad que de ello se derivará.

Finalmente, existe hoy la posibilidad de tramitar la separación o divorcio ante Notario, cuando no existe descendencia, pero se requiere la asistencia y asesoramiento de un abogado. Podemos ayudarle a acortar los tiempos enormemente.